Blogia
EL REY DEL RETIRO

TROTAMUNDOS - 1ª parte

TROTAMUNDOS - 1ª parte Para tratar de dotar de algo de utilidad a los contenidos de este mi lugar, tan frecuentemente escasos, voy a intentar elaborar una pequeña "Guia Trotamundos para un improvisado viaje de cuatro diítas al Cono Norte de Marruecos", basada en las ligeras impresiones del autor.

FRONTERA DE CEUTA

Una vez el coche repleto de gasolina con menos impuestos, papel de fumar, regalos para los sonrientes niños marroquíes y demás neceseres, dirijase a la frontera siguiendo los carteles que dicen frontera (todo siempre es más fácil de lo que parece). El mejor lugar para el cambio de sus dineros a dirhams es la propia frontera donde un lugareño forrado de fajos le hará mucho mejor cambio que cualquier banco. No tema por el cambio, incluso si la imprevisora amiga que les acompaña tiene un billete de esos morados que nunca se ven, no problem, el jefe le dará cambio.

Al llegar a la frontera marroquí, el trotamundos observará que ha cambiado de continente. Para cruzar ese terrorifico lugar de infernal burocracia habrá de hacerse y rellenar un papel blanco, pudiendo solicitar consejo a los numerosos buscavidas que merodean los alrededores. Luego tiene dos opciones, la ventanilla de los Comunes, repleta de gente y la consecuente espera, o la ventanilla de los Lores, previo pago a los anteriores buscavidas. A su libre decisión, pero recomendamos vivir este especial momento de espera y así ir iniciandose en el pausado devenir de los acontecimientos que le seguirán.

Para cruzar el coche, si este no es de su propiedad, puede falsificar a mano en un papelajo una autorización con la firma paterna que tantos años lleva imitando, pero de poco le servirá, ya que el tosco funcionario le mandará a visitar a L'inspecteur, el cual ciertamente le indicará que la autorización la acaba de hacer usted en el capó del coche. Se aconseja poner cara de tonto, no entender, y acudir al tono compasivo diciendo "c'est la voiture du mon pere". Tras un rato obtendrá el correspondiente sello de aduana.

RUMBO A CHEFCHAOUEN

Debe tomar direccion a TETOUAN, despacito, que hay maderos en cada rotonda que, aunque le tratarán divinamente por su condición de turista del primer mundo, no conviene excederse. Al lento paso por la cuidad es muy probable que, de llevar las ventanillas bajadas, empiece a ser bienvenido por los transeuntes, motorista incluido que le ofrezca tres semaforos de conversación y la mejor burbuja roja que pueda imaginar. El consejo es que no se precipite en su ansía de fumar porros, nos esperan las montañas, nos espera el RIF.

Una vez pasada la ciudad el trotamundos encontrará el desvio, circule despacito, insisto, y no se pierda la vista desde la sinuosa carretera que va recorriendo las verdes montañas. Prudencia al volante ya que no es poco frecuente que al intentar adelantar una furgoneta de SANITARIOS SALIM, ésta le cierre en cada curva (de aqui saldrá el próximo Alonso, oigan). Resulta divertido permanecer al margen y observar al gran SALIM apurando frenada ante tanto viejo mercedes desbocado.

Si la urgencia le pierde a nuestro trotamundos, siempre podrá parar al borde de la carretera y comprar unos meis. Insisto nuevamente, esperese coñe! que no queda tanto para CHAOUEN, y a la vuelta hágase mirar ese incontrolable vicio. Las carreteras estan muy transitadas por personas que se dirigen caminando a algún lugar (no se cual), muchas de las cuales le mirarán fijamente con una piedra de costo en la mano y ostensibles gestos. Puede que otro, ataviado con una gabardina le sorprenda gratamente mostrándole a escondidas una codorniz. Pero lo mejor son los niños y sus sinceros y efusivos saludos.

CHEFCHAOUEN

La carretera mejora notablemente a la entrada de esta (extremadamente) turistica villa, especialmente arreglada en estos últimos años. Tiene una enorme plaza y todo tipo de suministros y facilidades (comercios, teterias, restaurantes) con los que el turista se sentirá "como en casa". El trotamundos observará que los simpaticos lugareños, mayores y pequeños, hablan un perfecto castellano, y no necesitará pronunciar ni una sola palabra de árabe, consecuencia del arrollante imperialismo económico.

Aparque donde pueda y pague una modesta suma al vigilante debidamente identificado. Desembarque y empiece a ignorar a los numerosos moscones que ofrecen alojamiento y porros. Por su bien, vaya cogiendo técnica.

Para el alojamiento dispone de dos opciones, dirigirse arriba del todo y tratar de hacerse con uno de los muy escasos huecos en la parte alta de la medina del tipo pensión CORDOBA, donde se encontrará bien cómodo y rodeado de occidentales, o en su defecto bajar a la rotonda y alojarse en la pensión BOSTON a un precio más reducido cuya ventaja es una mayor cercanía al mundo moro, aunque conste señalar que tiene unos deleznables baños.

En BOSTON observará que nada más instalarse se meterá en la habitación nuestro querido e insigne personaje SALAM, a quien ya visitamos hace 5 años, dueño y califa de la misma, desdentado y perverso sacrílego imperialista, ataviado con una gruesa chilaba, quien nos invitará a hacernos un canuto de un maravilloso pólen. El trotamundos debe valorar la comodidad que supone tener el camello en casa. Asimismo no es recomendable pelearse mucho en el regateo por el precio, te van a timar igual niño-rico. Tampoco sirve de nada el trueque de whiskey creyendonos los amos del vicio.

CHAOUEN es una ciudad muy segura y en principio el ánimo temerario del trotamundos no debe encontrar problemas tampoco por la noche, aunque se aventure por las desérticas y laberínticas calles superiores. Puede que alguien, receloso guardían de la intimidad, le indique que una calle está cerrada, pero siempre puede no hacer caso (es imposible que esté cerrada) y seguir ascendiendo en silencio (con algo más de miedo), contemplando millones de gatos que devoran lo que pueden.

Si nuestro (ahora más querido) trotamundos tiene tiempo, es muy recomendable la ascensión a la mezquita abandonada desde la que se divisa todo el pueblo.

En CHAOUEN corre el trotamundos el riesgo de apalancarse y quedarse los cuatro días fumando, contemplando y comiendo jugosas mandarinas. Por ello es conveniente se ponga en marcha a la mañana tras un copioso desayuno y siga la ruta.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Mr. Majestic -

Jwjwj es que me llamó mucho la atención esa guia.. llena de adjetivos (subjetivos) * Besosmil señorita
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Starless -

Jau! Entretenida lectura la de tus andanzas. No es mala idea que colaborases con "Trotamundos" jwjwjwjw...
Por lo que leo, poco se parece a Rabat que es como más "chic" y tal...
Sin duda, lo "peor" es el tiempo que se tarda en pasar la aduana...
Y lo mejor... lo mejor se fuma, jwjwjw
*************************!!
awaiting for the second part,
-*-*-*-
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres