Blogia

EL REY DEL RETIRO

Tres dias sin existir

Tres dias sin existir

Tres dias con cada uno de sus minutos.

Tres días con sus noches pensando en un Capitán, que en alta mar era acosado por barcos chinos.

Mientras, en los despachos, todo era corrección y diplomacia.

Y él sudaba, y se cagaba de miedo.

Ha sido una novela de piratas del siglo 21, donde los sables son móviles y los cañones faxes.

Ha tocado a su fin. 

Me gustaria novelar esta odisea, pero me voy a la cama.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Esto es España

Esto es España

Vuelo Estambul-Frankfurt. Cía. aérea Lufthansa. Made in Germany.

Tripulación marcada por rasgos eminentemente arios, una sobrecargo-totem que me saca una cabeza y dos de espalda, dos atentos mozos bávaros con unos brazos como columnas jónicas, repeinados y profunda mirada azul y que atienden con enorme corrección. Me inspiran: Porte, seriedad, firmeza. Resultado: un coñazo de vuelo.

Vuelo Frankfurt-Madrid. Cía aérea Spanair. Unos de los nuestros.

Se dirige la sobrecargo a la tripulación, a las dos frases no puede seguir, se está meando de risa y corta la comunicación. Nuevo intento "Señores pasaj.." se vuelve a mear de risa, vuelve a cortar. Pitorreo entre los pasajeros (excepto el alemán, que no entiende donde puede estar la gracia). Allá va el valiente azafato a hacerse cargo de la situación.. Completamente revolucionado, habla de carrerilla y no se le entiende un carajo, más allá del tono de sorna que deja. Salva la situación. La sobrecargo se esconde tras la cortinilla. "Esto es España" dice el pasajero de un asiento de atrás. Las sonrisas siguen durante todo el vuelo y cada vez que tienen que retomar el altavoz. Me inspiran: Buen humor. Resultado: Vuelo cachondo.

Lo que no saben los recios germanos es que si se cae el avión nos matamos igual, mejor pues con la sonrisa puesta.

Me quedo (en Istambul)

Me quedo (en Istambul)

Me quedo con las fascinantes mezquitas de Constantinopla, la luz, la paz y el silencio que en ellas se respira, me quedo con Sultanhamet y sus seis minaretes, con la mezquita de Sulimán el Magnífico, me quedo con la ciudad de noche y los templos iluminados sobre las colinas, me quedo con las calles, unas repletas de un vociferante gentío y jolgorio y otras modernas al estilo de cualquier otra ciudad europea, me quedo con las historias y leyendas de grandes emperadores romanos, de despiadados sultanes y misteriosos harenes (sorpresa la mía que ya no tienen mujeres jwjw), me quedo con las travesías en barco por el Bósforo y con las orillas de un Mar Negro envuelto en neblina, y me quedo con un montón de ojos negros de profunda y, sobre todo, esquiva mirada.

Me quedo con el pequeño Darwin, con su hermano Slater, y con su madre, que me han llevado a todo reir por las cuestas de la ciudad, me quedo en el hamam (el baño turco).

Y me quedo con que hoy no es lunes, con que no hay vuelta a la rutina y con que vamos a tomarnos con calma tantos propósitos de año nuevo (los típicos) en cóctel con los que se han unido tras el viaje; planteamientos de calma, paz espiritual y reposo mental. Me quedo fumando un pitillo en mi puesto de trabajo.

Sean nuevamente bienvenidos, con besos, claro está.

P.D. Les dedico el nazar de la foto, u ojo malvado, amuleto bizantino, que ahuyente los malos espíritus al grito de Mashallah, nazar deymesin.

Yo y mis circunstancias

Yo y mis circunstancias

Hola querid@s,

Hoy no hemos podido, NO. Por más (leves y banales) intentos que hemos hecho por salir de la cama e incorporarnos, susurrándonos palabras bonitas al oído para tratar de convencernos, dándonos ánimos y estirándonos a más no poder para tratar de desperezar, todos ellos han resultado completamente infructuosos, y hemos resultado avasallados por el siempre complaciente 10minutitosmaaaas entre el martilleo de los despertadores. Nos ha sido imposible llegar al curro antes del mediodía, por más que anoche brindamos con prudencia y el agotamiento nos rindió a una hora decente.

Y cuando digo que no hemos podido quiero decir exactamente eso, que no hemos podido. No es que no hayamos querido, insisto, es que no hemos podido, jwjw. Se le llena a uno el paladar cuando dice eso de que querer es poder y otras milongas... Yo defendería mi postura alegando fuerza mayor, pero no me apetece jugar a los abogados. También podría echar la culpa a la sempiterna mala suerte, mala suerte de tantas juergas y vaivenes. Y resultaría fácil y simplón (también cierto, jwjw) echar las culpas al quévagoestáshecho, pero que más da la causa a estas alturas.

Como os decía, ilustres amig@s, ni yo ni mis circunstancias, que siempre vamos togheter de la mano, hemos sido capaces de imprimir una mínima energía, ni mental ni física, a este espigado organismo.

Luego mil llamadas de teléfono, que qué hacemos con las toneladas esas de pulpo en mal estado que hay que vender a un país del tercer mundo (muy bonito) y que para qué quieres tanto cemento mojado, han hecho que mis circunstancias tomaran las riendas, me agarraran fuerte por el cuello y me zarandearan sin piedad hasta despertar mis aletargadas neuronas. Si al final va a ser que adoro a los clientes y la presión que te meten...

Y así estamos, tanto yo como mis circunstancias, por los suelos, que no paramos de pensar en la necesidad de darnos un tiempo en esta relación tempestuosa de estos últimos tiempos y estar cada uno por su lado, que ya empieza a pasarme que no me soporto a mi mismo... Así que yo me iré a Estambul, y mis circunstancias se quedan aquí haciendo lo que les venga en gana. Vacaciones en plan solteros, unas vacaciones de mi mismo.

Y a vosotr@s, me queda felicitaros el año que viene, con mis mejores deseos (y sobre todo con los vuestros) y con mil besos, que sois unos soles.

 

Ellos lo saben, los lunes son para dormir

Ellos lo saben, los lunes son para dormir

Les presento al envidiable diablo RUNI y al asimismo envidiable felino KARL FRIEDERICH.

Adondevamos

A veces el cansancio me detiene (un poco) en este trasiego del noparar y paso a darle vueltas al adondecojonesvoy.

A las tantas y media de la mañana en un lugar llamado ocho y medio mi mente se ausenta del cuerpo y me siento con la música en el fueradelugar. Esquivo la mirada de la chica sonriente y me inunda la pereza del atiquetedigoahora, opto por el lollevasclarocomonoteacerquestu para regresar al mejorestaríadurmiendo. 

Al día siguiente pasamos del venirosafumaruncigarrotranquilo a casa de los marqueses al locuradefiestaimprovisada hasta las 6 de la mañana, con los licores alemanes de la cesta de navidad robada y la marihuana tan propia de estas fechas. Acabamos con el venteconmigo y el tengolacabezaenotrositio.

La semana laboral pasa a resumirse en el quesueñotengo, el perezasoytuyo y el averdondesacamosotroensayo.

Y al final siempre tiendo al porquecojoneshabredeparar, si asi me siento bien, si asi me siento mejor, aunque es cierto que jode seguir esperando a ese eterno desconocido que viste de verde y se hace llamar lomejorestáporvenir.

Asi que resumo en el miraqueno o el quevalequesi, que yo tampoco se la respuesta al adondevoy.

La silla

Hace una pila de años, pero una pila, en una de las frecuentes y arduas batallas fisicas con mi hermano en ausencia de mi padre, destrozamos una silla de la cocina. Para que no nos cayera bronca la sustituimos por una de las que estaban guardadas en la terraza y enterramos por completo la existencia de aquellos trozos de madera... Desde entonces mi padre no es el mismo, quién nos lo iba a decir...

Hace unos pocos días preguntó -así con el tono amable que acostumbra-:

¿Donde hostias están los alicates?. -

- Estarán en la terraza, donde siempre -...

- Bah dejalo, si esto es imposible, esto es una CASA DE LOCOS, donde desaparecen hasta las sillas-

Y nos miramos el Yoler y yo con una sonrisa de complicidad.

Montaje psicótico

El otro dia en Melilla, quizá llevado por el aburrimiento de una ciudad con poco que contar, me monté una pelicula que me tuvo bien entretenido a lo largo de la mañana. Eso si, me puse de protagonista, lo cual le meté a uno más en el papel.

El hecho es que en los pasillos del Juzgado, calzada la toga y en la clásica y tediosa espera antes de la actuación, apuraba las ultimas caladas de la alquitranada colilla cuando escuché unas voces más altas que otras que provenian del fornido hijo del demandante, de aterradora y macarra presencia, envuelto en su chandal de espejo y su plumas. ¡Tenemos derecho a cobrar!.. vociferaba a su letrada, que con cara pálida le hacía gestos recomendándole contención. Aparte de haberle negado el pago, yo había acusado de fraude a su padre, quién además había muerto recientemente por un infarto durante el procedimiento. Trágico, si, no me digan que no daba pie a empezar con las especulaciones...

Ya verás, estos moros van a perseguir a este occidentalito a la salida del Juzgado, me van a increpar como en las peliculas, si no algo peor.. VIENEN A POR MI... andaba cavilando cuando el funcionario nos llamó para entrar en sala. Durante el juicio, viendoles sentados en el banco, seguía maquinando la novela.. ¿Y donde estan los dos grandullones que antes les acompañaban? Ya te digo, me esperan fuera, y van a venir a por mí.

Acabó el juicio y nada abrir la puerta encontré a un legionario con peludo escote y malla verde pálida, que estaba acompañado por sendos policias militares con uniforme de batalla. Mis salvadores -pensé- pero me van a tomar por demente, asi que continué con el periplo. Los ascensores pueden resultar sitios realmente inseguros así que en el clásico error que comete el personaje acorralado (para dar más tensión al film) me encaminé a las escaleras de emergencia. Bendita la hora en que se me ocurrió. La respiración se me entrecortó nada más cruzar el umbral de la puerta que daba acceso a estas desiertas y viejas escaleras, apenas iluminadas y con las paredes raidas y ennegrecidas. Bajé con el golpeteo de las suelas a ritmo veloz, pero me interrumpió una voz femenina: "¿Abogado Taboada?".. No lo siento, no se quién es.. contesté con palabras temerosas y con alivio de saber que aún llevaba algo de ventaja sobre mis captores.. Lo mismo me esperan a la salida, tendré que estar vigilante..

Luego en las calles, utilicé varios de los trucos que me enseñó mi padre para observar si a uno le siguen. De repente, cambias de rumbo inesperadamente, cruzas la calle de sopetón y te girás a observar a la gente a tu alrededor, fichas al personal, vuelves sobre tus pasos, un par de quiebros más y, si alguna de las nuevas caras te resulta familiar: MALO, he ahí a tu malvado perseguidor. Pero la táctica que más me gusta es la de pararte delante de un escaparate y con el reflejo del cristal observar detenidamente a los viandantes.. ahi puede estar el sicario que viene a por tí, fijate bien... Tras un buen rato "mirando" el escaparate del pull&bear sin mayores motivos de sospecha, me dirigí a la plaza donde recibí, una llamada telefónica... Uy, aqui estoy demasiado visible.. y sonreia de lo real que parecía jwjwj

Luego subí al avión de hélices y todo acabó.. No me digan, podía haber pasado una mañana de lo más sosa y la cambié por una espectacular persecución por las calles de una ciudad desconcida..

Buen fin de semana querid@s y fijense bien en los escaparates que el miedo puede encontrarte cuando menos lo esperas...

A delinquir

A la casa de los Marqueses están llegando múltiples regalos navideños.. Los primeros los rechazamos, pues venían a nombre del que debía ser antiguo inquilino, pero ya nos picó la tentación. A partir del otro día hemos decidido cambiar radicalmente la política navideña y empezar a aceptar la caridad y obsequios de estas empresas comprometidas con el espíritu navideño, o sea, que hemos empezado a delinquir. La asistenta que no tenemos es la que echa un garabato de recepción.

Rechazamos los tres primeros envios, el cuarto fue una magnífica caja de 12 botellas de rioja y ayer vino una extraña cesta con viandas y vinos tipicamente alemanes. Estamos a ver si interceptamos el jamón. Yo quiero el jamón, el jamón, el jamoncito. Griten conmigo: ¡El jamón! ¡el jamón!.

Güimen

En ocasiones, saturada la imaginación de palacios y princesas y bajo el espeso cobertizo que instaura el insomnio, se decia a sí mismo, haciendo uso de una cada vez más timorata y ambigua racionalidad, que tenía que parar de una santa vez de pensar en las mujeres. No es que fueran esas las únicas inversiones neuronales, pues otras muchas cosas le apasionaban tanto (quizá no más), pero si parecía cierto que últimamente cada una de sus salidas a la civilización se contaban con aforos completos y una mente en ebullición.

No podía ser - se machacaba una y otra vez -, no debía ser ni útil ni bueno, ni conducir a buen puerto distraer constantemente la atención en la contemplación de mujeres interesantes (o no) de toda clase y condición. Qué ojitos, qué ojazos o menudas tetas formaban parte de aquellos serpenteantes y volátiles pensamientos que, como el genio, con rápidez se volvían a esfumar.

Y bajo ese manto de fugacidad, aún atrapado por los cautivos ojos negros de aquella chiquita mora, se volvió a quedar profundamente dormido al son de hélices y motores.

El florero

El florero

El chico que todo lo entendía conoció a la chica que todo lo entendía y tras mucho hablar entendieron que ninguno quería ser el novio del otro, asi que se verían cuando las ganas les llamaran.

Ahora que estoy metido en el florero pienso que no se está nada mal, de momento tengo agua y luz suficientes y puedo ver el sol y la luna desde mi balcón.

¿Vosotros sabeis qué se puede hacer una tarde en Melilla?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El Parque de Atracciones

El Parque de Atracciones

Bienvenidos nuevamente a este Reino de ilusión y frenesí. Aquí hemos implantado unas constantes vacaciones, y el trabajo es sólo la excusa para reposar un rato la alocada actividad ociosa. Nos encontramos en el divertidísimo Valle del No Parar, sito entre las localidades de Cuestabajo y Sinzapatas. Por favor, pasen que les mostraré un para-muestra-un-botón de este Laberíntico Parque Temático, si es que no me despisto en la visita y se me vuelve a escapar otro santo esquirol rumbo al cielo. ¿Por dónde iba? Ah si, les contaré lo que no es cierto, como hacen los guías. ¿Qué no saben donde están?.. Jaja ni yo, que en su día me tomé la pastilla roja y la azul y hace un rato un cartoncito con el mapamundi de África. Si se aturden ustedes, no desesperen, que es lo normal cuando de esta plaza que ni yo mismo conozco salen mil senderos inexplorados. Yo les recomiendo den rienda suelta a su instinto y galopen libremente, sin la fusta y a su antojo, que este tipo de antojos, como las fresas con nata, tampoco causan daños al feto.

Verá nuestro querido visitante que en este Parque de Atracciones hay carencias de todo tipo, pero no se me queje ¡oiga!, que para eso ya tengo varios diablillos rondandome la oreja y que además en este ejército desarmado se alista quien lo quiere. Si usted se sube a la montaña rusa y no hay cinturones, no me proteste, traiga unos la próxima vez que venga, que aquí, o nos cuidamos todos, o pinchamos la muñeca y que flote en el rio. El Parque suele estar repleto de gente a cada cual más genial, ya que el operario que vigila la entrada, aunque fuma porros como un descosido (no hay más que ver el movimiento de mandíbulas que parece que está masticando cristales), tiene buen-ojo de buen-cubero el jodío y apenas alguna vez se le cuela un indeseable. Si les dice algo, pónganle una sonrisa, que el tío es majete, no le culpen, que ya tiene bastante con su cruz, y con su raya. Además, se está encargando de derruir la calle Promesa y le he ordenado construir la Avenida de la Claridad de Ideas, pero he extraviado los planos y me va a tocar diseñarla de nuevo.

Por aquel sector pueden encontrar variopintas atracciones femeninas (Def con Una, Def con Dos y Def con-tigo), hay carreras de caballos para agujerearse el bolsillo, un salón de líos mentales con chupito de absenta, incendios de setos sin retén, que colocan y descolocan, películas que se velan de la mente nada mas salir del sofá, exquisitas comilonas de una Sociedad Gastronómica y fiestas de grupo de amigos A, B, C, D y F. Hay sinceridad de esa de ay-me-he-pasado-sin-venir-a-cuento y también ratos de cancha al incomodo silencio no-se-que-decir. Hay sillas voladoras y una banda de rock n’ quebraderos. Aquí hay de casi todo y casi nada pero si busca calma habrá de esperar cola, uffff, no se lo recomiendo. De hecho también hemos cerrado la biblioteca, porque para qué, para nada, ganas de talar árboles para construir inmóviles marca-páginas.

Últimamente aquí construimos sin destruir, al estilo Ruiz-Taladrón, y me encuentro plagado de obras sin apenas peones, esperando el enroque que me sirva de refugio cuando llegue la mala mar, que dicen que siempre llega, pero la visión miope sigue mostrándome un horizonte despejado. Mi meteorólogo también sale borracho al escenario y se lleva los nubarrones a dormir con sus resacas.

En total y para añadir más vaguedades diría pues que eso, que un poquito de todo, un mucho de nada, algo de algo con salsa no-se-que-digo, promesas las menos, mas de todo en los días verbeneros y también mucho de menos en ocasiones.

 

Virgencita, virgencita

No pienses que ahora que he visto que rogarte a otros les ha funcionado, vengo yo con el culo veo culo quiero a apuntarme al carro de los milagros. Mis plegarias son sinceras y te invoco a ti y a la corte celestial para que salud me concedais, virgencita mia. Ante ti me arrodillo para pedirte, para rogarte, que no permitas que esta hernia siga jodiendo la marrana.

Yo hago la penitencia que tu quieras, de verdad de la buena, si quieres sigo con esta dieta de ná en la nevera que me está dejando hecho una sílfide, si lo quieres también iré a la piscina con mayor regularidad (bien tu sabés del sacrificio personal que conlleva).. Yo me voy a cuidar... Si quieres también puedo hacerle caso a mi madre y ponerme yo siempre debajo. Lo que tu quieras, pero no dejes que me de más calambrazos.

P.D. No hace falta que la mates, prefiero que me la entregues aun con vida para someterla a un interrogatorio, siempre dentro de la legalidad, que aún tengo un par de cositas pendientes que decirle y dos sacos de cal viva.

P.D. No me pidas que deje de fumar, joder, que eso nada tiene que ver con estos dolores.

Was Romeo really a jerk?

Was Romeo really a jerk?

Venía hace un rato en el vagón de metro poseído con una melodía, dando como siempre vueltas a cuestiones de vital trascendencia, y la letra en inglés decia así (aunque yo la prefiero en yugoslavo, que aunque no se entiende un pimiento, suena mejor):

I’m not Romeo / I’m not Romeo / Maybe you are Juliet / But I’m not Romeo.

Y como no leí a SESPIR (toma laguna cultural), ni tampoco vi (o no quiero recordar) la trama de una de esas peliculas de Romeo y Julieta a ritmo de Rap, me iba planteando que posibles significados podía tener el estribillo y qué podría querer decir éste que no se siente Romeo a la supuesta Julieta.

- Que yo no soy Romeo tronca, que paso de ti, que si, que eres muy bonita y dices que me quieres mucho, pero eres una pesada, búscate a otro que te aguante.

- Que soy un desgraciado Julieta, que mira que estas buena pero que no soy capaz de amarte con locura ni entregarme a ti. Me molan y me pierden todas las demás. Oye, ¿y tu hermana sigue pensando que soy guapo?

- ¿No me ves Julieta?, si soy un aborto de tio, paupérrimo y sin dote alguna ¿con que cara voy a pedirle la mano a tu padre?

- Que me da verguenza tia ir a desafinar a gritos bajo tu balcón. Pideselo a un tuno de esos, que yo no valgo.

- Quizás seas capaz de tirarte del puente chata, pero yo soy un cagón y por amor, como que no.

Seguro que se os ocurren más y mejores opciones...

El primero que no entiende es quien no quiere entender

Si lo que quieres saber de nuevo (y lo que tantas veces me has preguntado) es si me acuesto con ella, la respuesta es la misma, que NO, tronco, que no te quieres enterar (yeye).

Aun me cuesta entender la cerrazón de no pocos, la sospecha barata de aquellos que se empeñan en tener razón y cabalgan erigiendo el estandarte de los convencionalismos y la lógica (sin tener ni puta idea).

Bah, seguro que algo esconde, que no quiere reconocerlo... Jaja si sabré yo cómo somos los tios, que en un momento de apretón nos follariamos a una cabra - piensa displicente nuestro secuestrador de la realidad - No me dirás que no es normal pensar que algo extraño hay... con esa relación y confianza que tienes con ella, y sobre todo que fue tu novia, el trato ese que tienes, que le llamas prima, amor o canija, que duermes en su casa asi por las buenas, pa, pa, pa... Ja! y me dirás que es lo normal.

Y me dejas pensando a qué cojones le llamas tu normal, y quien te dijo que esa normalidad es lo bueno o lo que hemos de alcanzar (¿no son precisamente anormales las mejores cosas que nos suceden?)

Largo el día, largo el post.

Largo el día, largo el post.

Bien podría pasarme esta noche llorando amargamente como el niño sin chupete si le hubiera puesto otros cristales a la luz de este intenso día. Si fuera otro día, seguro que no me costaría encontrar una profunda rabia y desconsuelo porque motivos no me hubiesen faltado.

Ya sabeis vosotros las ganas locas que les tenia a SIGUR ROS, lo mucho que me apetecia este grupo para mi tan especial, y más aún un concierto como preveia que sería el de esta noche, un espectaculo en primera linea de butacas para flotar sobre las nubes... pero tal y como habiamos planteado de coña una noche anterior, yo perdería el dichoso avión y me quedaría retenido en aquella isla sin posibilidad de ir. Me queda el consuelo de que, entre cubata y cerveza, también habiamos previsto un plan de evacuación, asi que delegué la entrada en quien sabría que lo disfrutaría por mi.

También podría lamentarme de esta dichosa pierna y la jodida frustración de no acabar de estar del todo bien, de ver cómo pasan dos semanas y llego a olvidarme casi por completo y de repente ¡zas! no te olvides de que ando por aqui, apunta la irónica hernia con una nueva variedad de calambrazo.

Pero debe ser que el día fue tan completo como largo, que hoy no me quejo, no me lamento y siquiera tengo ganas de hacerlo. Un dia con poso que comenzó muy temprano en una isla lejana con un actor metido como nunca en su papel, con una concentración que a toro pasado asusta, de ser capaz de abstraerme de todo lo demás y pasarme la mañana entera interrogando testigos con el dardo en la palabra, tirando de argumentos, generando incoherencias y sacando a la luz la lógica de una verdad que trataban de ocultarnos. Además salió bien y acabé cogiendo con el lazo al mentiroso y de paso pegando un palo al cojo. Perderé el pleito, pues no tenía razón, pero saqué la satisfacción personal de que a uno no le tomen por imbécil.

También tuve la suerte de que en este viaje-odisea me acompañó una chiquita divina, cuya naturalidad (bendito tesoro) me dejó completamente fascinado e hizo que tanto la larguisima espera en el aeropuerto como el pesado viaje de regreso fueran una pasada. Luego uno que es tortuga con barbas de especialista en aguardar, no puso nada de su parte para que tan especial encuentro no quedara simplemente ahi, pero ese ahi estuvo muy bien.. (pero coño, no puede uno pretender besar a todas las chicas que le llaman la atención no?... o si?).

Se que en dias tan intensos de mil cafés y garganta de tabacazo, la cabeza comienza a centrifugar, las ideas giran en espiral y ya no hay quien me duerma aunque mi cuerpo se arrastre desganado, y por eso fue que me alegró muchísimo que al llegar al hogar el salón se encontrara en plena ebullición. Hervian las historias de Papa Joe y cuando empieza, todos nos convertimos en los atónitos nietos que alucinados escuchan en silencio las batallas en el regazo del abuelo. Historias que son cuentos y cuyos numerosos detalles, paisajes y sentimientos vas colocando en un fascinante dibujo mental. Historias bonitas e ilusionantes, historias muy divertidas e historias drámáticas. Me gustaría haber estado en sus ojos, haber visto siquiera una imagen de lo que él vio desde la cámara en 8 grandes guerras, al pie de los tanques, aunque no me gustaría haber sentido tantas veces ni tan cerca a la señora de la guadaña.

Y allí sentado en el suelo como un niño, con el caro disfraz, me han dado las 3.

Silencio, se rueda

Silencio, se rueda

Instalado esta semana en la sierra, en la que fue la casa de toda mi adolescencia y primera juventud, al cargo de los preciosos seres que allí habitan, no paran de asaltarme sensaciones y recuerdos de los años de instituto y de los primeros de facultad. Anoche, entre la densa niebla y el intenso frío me dirigí al portal como tantas otras veces hice cuando volvía de explorar la noche serrana con mis amigos, y respirar me bastó para comenzar a encadenar recuerdos.

Recordé que solía caminar encogido porque el frío allí era terrible, y respiraba profundamente para intentar contener los vaivenes de la borrachera que acostumbraba a llevar en el cuerpo. Prácticamente siempre, meaba cuidadosamente al lado del seto, tapado por un abeto alli donde no me vieran los vecinos, para quitarme de hacer el ruidoso trámite en casa.

Recordé que subía los escalones pasito a pasito para que los perros no comenzaran a ladrar y pudieran despertar al del alcoholímetro. Nada más cerrar la puerta de casa lo que mas me gustaba era revolcarme a oscuras con los canijos que venían alegres moviendo la cola a darme la bienvenida. Me tiraba con ellos y les hablaba al oído. Al cruzar la puerta del salón, Morgan (el loro), siempre, siempre se acordaba de susurrar  Hugooo, hugooo, ya que sabía tan bien como su sigiloso amo que no debía alterar el silencio hogareño.

Yo compartía cuarto con mi hermano que solía llegar más temprano y la maldita puerta siempre sonaba al abrirse. Delicadamente abrías deseando no escuchar las terribles palabras: Hugo, ¿eres tu?. De ahí, al sobre.

También me acordé de aquella noche invernal en que, debió ser el sueño o el globo, las fuerzas no me dieron para alcanzar el pijama de la cabecera de la cama y me quedé dormido en pelotas sobre el edredón.

Hoy estoy muy cómodo contigo, pero mañana no lo sé (te lo diré)

Hoy estoy muy cómodo contigo, pero mañana no lo sé (te lo diré)

Estamos montando un proyecto muy peculiar y es que, como dije, a estas edades uno cree no estar ya para relaciones formales y convencionales repletas de ilusiones, sonrisas y felicidad. Uno piensa que ahora se encuentra mucho más asentado y con los pies en la tierra, y que de las experiencias ya vividas ha sacado las conclusiones oportunas que (espera) le enseñen a no estamparse de nuevo contra el muro de las lamentaciones. Es decir que es la practicidad la que manda por encima de sueños y a partir de ahora, vamos a disfrutar de la vida sin más complicaciones.

Uno, que es de espíritu tan soñador como iluso, también es consciente de que esa mente terrenal le está impidiendo disfrutar de esa sensación de antaño, tan bonita, de sentir el estómago encogido, la vida de color de rosa, y si bien no la ha enterrado por completo, sigue pensando que tendrá que llegar la gran tormenta para que ésta vuelva a reflotar.

Todos pasamos ya por al menos una larga relación de este tipo, intensa, con muchos instantes divinos, momentos de compartirlo todo, reír y llorar. A todos nos tocó tirar del carro en diluvios ajenos y todos vimos como, en otras ocasiones, los mulos tiraban de nuestro ánimo convaleciente. Todos conocimos lo que es acabar entre gritos como el Rosario de la Aurora y lo que es sentir el corazón roto.. Ya vimos a la decepción pasar por delante de nuestra cara con sonrisa maliciosa, la frustración del final de una relación y ya sentimos que no todo el monte es orgasmo. 

Por eso hemos optado por el Rock & Roll... Tocar y tocar e intentar no complicarnos la existencia ni mirar al incierto futuro porque, ésto, es lo que ahora tenemos…

P.D. De no ser por el último párrafo pensaría que estaba hablando de amores... tan parecidos, que siempre los confundo..

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El Reventa Banhart

El Reventa Banhart

Hola de nuevo, fanes y (sobre todo) fanas, como decía la Muriel, una bloguera de las clasicas, muy cachonda ella, y que un día, tras dos años de vivencias en Canadá, nos cerró las puertas del chiringuito sin previo aviso y nos dejó en bragas.

Pues vamos a ver cómo retomamos el pulso a este perezoso paciente en un cansino lunes de lluvia fria sin paraguas ni abrigo, lluvia que te sorprende en el portal de casa porque no se te ocurrió echar un vistazo a ver cómo amaneció el día (¡que ya ha llegado el invierno Hugo!), y abrimos las atrancadas ventanas para que la corriente se lleve el olor a cerrado de esta estancia.

Los lunes me parecen distintos desde que a última hora de los domingos hemos empezado a recluirnos en el local de ensayo. Yo he vuelto a sentir la gozada de caminar por unos pasillos cuyas paredes retumban por los graves, de apagar un pitillo tras otro absorto por completo montando los temas, con mil discusiones que desesperan a la vez que incitan a tocarlas de nuevo, la gozada de acabar a las tantas y haber desconectado de TODO. ¿Cansancio?, pues hombre, si, que ando derrotao, pero como que me da igual.. Si lo malo es hacer algo que no te guste y que encima te deje cansao... si es que somos niños cuando hacemos lo que nos hace sentir bien. Hay que ver con lo sencillo que parece y lo complicado que se vuelve a veces.

Pues el viernes tocó el DEVENDRA BANHART en Arena y, claro, a seis euros la entrada, pues como que se llenó hasta los topes: -¡Chicos, este viernes hay concierto!. - ¿Concierto?- Si, que solo vale mil pelas - Ah me apunto y llamo a éstos, y ¿quien toca? - Devendra Bahanrt -  Ah ni puta idea, pero da igual, llamo a la abuela, que por mil pelas lo mismo se apunta.

Y es que uno ya no sabe si promover que los conciertos sean baratos y populares o que sean caros y así se puedan ver a gusto. ¿Criterio popular? o ¿criterio elitista (pa ricos)?, me tengo que quedar con el primero, claro, pero me jode porque tampoco es solución. Se me ocurre que precios populares, pero siempre los lunes, pa que joda ir y solo vayan los que realmente tengan interés, jwjw, pero claro en ese caso favoreceriamos a vagos y noctámbulos y perjudicariamos a los fanes madrugadores que ya tienen bastante condena con eso.. y ¿como hacemos? (ay que la vida son cien mil posibilidades)... Menos mal que en este reino mando yo y no tengo que pensar en esas cosas.

Y es que éste era un concierto para ver tranquilo con un whiskey sobre una poltrona y yo llevo cada vez peor lo de sentirme sardina. Pero güeno, tampoco estaba yo muy católico en una noche en que me sentaron mal los antibioticos y he decidido dejarlos (me han dicho que el mono es más facil de llevar que el de la cerveza).

Que se de bien la semana querid@s

 

NO PODEMOS ACTUALIZAR POR TI

NO PODEMOS ACTUALIZAR POR TI

A falta de ideas y tiempo, voy haciendo mis primeros pinitos con el Photoshop

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres